Inicio / Chile / Catering / Repasar copas manualmente: ¿Realmente es útil para obtener un brillo perfecto?

Repasar copas manualmente: ¿Realmente es útil para obtener un brillo perfecto?

Repasar copas

Desventajas de repasar copas:

La cristalería es una de las piezas más importantes y a la vez más delicadas de tu restaurante. Con cada servicio, los clientes disfrutan de cientos de copas para beber vino, agua u otras bebidas y el aspecto de estas puede marcar la diferencia.

Una copa, ya sea para servir el mejor de tus vinos o para agua, debe presentar un aspecto brillante, limpio y no tener marcas de agua. Al contrario que con la vajilla, el brillo de la cristalería puede comprobarse en una milésima de segundo y esa primera impresión será la que recuerden tus clientes. 

Sin embargo, para obtener un brillo destacable en la cristalería y copas de tu establecimiento, se suele incurrir en prácticas poco higiénicas y nada recomendables como el repasado manual con algún trapo, tela o paño, el cual, en muchas ocasiones no está lo suficientemente limpio, y, en cualquier caso, siempre serán una fuente de bacterias que se dejan impregnadas en la película de brillo forzada que logramos al repasar manualmente. 

El resultado es que nuestra cristalería y copas tendrán un aspecto de “brillo” pero por lo general tendrá olores desagradables, restos de mugre, pelos diminutos, o restos de suciedad que pudiera tener el paño. Es por eso que queremos mostrarte una alternativa higiénica y tecnológica para obtener un brillo perfecto y cuáles son las razones que impiden que con el simple lavado a mano logremos estos resultados.

Hoy te contamos cómo mejorar el brillo de tus copas sin tener que repasar el lavado.

¿Por qué aparecen las marcas en las copas?

El motivo principal por el que tus empleados deben repasar las copas es por la aparición de marcas de agua. Este tipo de manchas aparecen por tres motivos: utilizar ciclos de lavado demasiado largos, por la dureza del agua o debido a un mal secado.

  • Ciclos de lavado demasiado largos

La duración del ciclo de lavado y la temperatura del agua son factores determinantes para el resultado final. Además, la vida útil de la cristalería y del vidrio puede disminuir si estos pasan demasiado tiempo en el lavavajillas o si están sometidos a altas temperaturas.

Si se utilizan ciclos de lavado más largos para este tipo de utensilios aparecerán marcas de agua en copas, vasos, bandejas y fuentes de horno. Esto también hará que haya que renovar estos materiales con más frecuencia, aumentando así los gastos de tu restaurante.

Un mayor tiempo de lavado implica someter a la cristalería a una mayor presión agua, o mayor tiempo de exposición a temperaturas inadecuadas para tu cristalería, lo que facilita la erosión del vidrio y puede provocar roturas y resquebrajar las copas.

La tecnología VarioPower de los equipos de la Serie UC de Winterhalter ayudan a proteger la cristalería gracias a la posibilidad de ajustar la presión del agua en función del material y del grado de suciedad.

  • La dureza del agua

La calidad del agua y sus características dependen de la zona en la que se sitúe tu restaurante. En Chile contamos con agua de la red hídrica con altos niveles de cal, (carbonatos de calcio y magnesio), las cuales son sales que afectan el resultado de lavado.

Cuando hablamos de dureza del agua nos referimos a la mineralización. Al someter el agua a altas temperaturas, se multiplica la concentración de cal y magnesio. Ambos minerales afectan a la cristalería, ya que se van incrustando en el cristal y este se vuelve blanquecino.

Para evitar este desgaste de la cristalería, te recomendamos que inviertas en tratamiento del agua. Utilizar un lavavajillas industrial que incluya tecnología capaz de analizar los valores que afectan al lavado también será una apuesta segura. Gracias a la nueva generación de la Serie UC, el agua que utilices en tus ciclos de lavado se someterá a la presión necesaria para obtener un brillo perfecto y eliminar la suciedad sin dañar el material.

  • Mal secado del lavavajillas

Las marcas que aparecen en las copas por la humedad tras el lavado son la pesadilla de cualquier negocio del sector de la restauración y estas hacen que tus empleados tengan que repasar las copas una por una con un paño antes de utilizarlas en el servicio.

En un restaurante de alta categoría, secar cada copa a mano implica un arduo trabajo para tus empleados y un coste más elevado de personal, que podría dedicarse a tareas más importantes, como atender a los clientes. En resumen, un proceso ineficiente que además estaría perjudicando la salubridad e higiene del lavado, un resultado cuanto menos indeseable.

Un sistema de lavado inteligente debe eliminar el vapor condensado y secar correctamente la vajilla y la cristalería durante el ciclo de lavado. Como resultado, obtendrás unas copas brillantes y limpias, listas para utilizarlas en el próximo servicio o guardarlas.

Para los productos de Winterhalter, la fase del secado es tan importante como las de lavado, evitando que haya que repasar copas manualmente y ofreciéndote un resultado de alta calidad sin marcas de humedad.

Evita repasar las copas instalando un sistema de lavado inteligente

Olvídate de repasar las copas y la cristalería en cada uno de los servicios. Apuesta por un lavavajillas industrial que te garantice un resultado óptimo: higienización de las copas, protección del material y brillo extraordinario.

Si, después de modificar el ciclo de lavado y tratar el agua de tu lavavajillas, aún tienes que repasar las copas, es el momento de invertir en un lavavajillas inteligente que te ayude a alcanzar el éxito en tu negocio.

Las soluciones de lavado Winterhalter se adaptan a las necesidades de tu restaurante y apuestan por la conservación de la cristalería, la eficiencia en el proceso de lavado y suponen un ahorro en costos económicos y de personal.

Si quieres saber más sobre los servicios de Winterhalter, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Nuestro equipo te guiará y dará con el mejor sistema de lavado para ti.

Comentarios